Desde Cuba se ve mejor.

Cuba y la pandemia del Covid-19

La Temporada Ciclónica comienza en el Atlántico, de las costas africanas al Golfo de México, el 1º de junio y se extiende hasta el 30 de noviembre. Según los pronósticos, este año 2020 amenaza con ser bastante productivo en fenómenos de este tipo (Depresiones, Tormentas y Huracanes).

Cuba, la “llave” del Golfo, le ofrece a los huracanes dos flancos igualmente sensibles y cuando llegan a la isla entran por cualquiera de las dos “puertas”, la norte o la sur. Pero este año nos sorprende, la Temporada Ciclónica, en un combate que también, una vez más la población dirigió y acompañó con los medios que se disponen, y está mostrando buenos resultados.

Se cumplen cien días del comienzo de la aplicación de medidas de defensa de la Pandemia del COVID-19, y Cuba reporta, al cierre del día 18 de junio de 2020 (a 100 días del inicio de las medidas de aislamiento), un total de 2.305 casos confirmados contagiados con COVID-19. De estos, 2.037 ya obtuvieron su alta médica. No se contabilizan fallecidos manteniéndose la cifra de 85 en total desde el inicio de la pandemia.

Con un total de dos mil trescientos cinco (2.305) casos confirmados contagiados con COVID-19, dos mil treinta y siete (2.037) ya obtuvieron su alta médica.

El propio 18 de junio se dieron 17 altas médicas e ingresaron 10 nuevos casos positivos. Excepto La Habana y Matanzas, el resto de las provincias ingresaron ya a la Primera Fase de la Primer Etapa de Recuperación comenzando gradualmente a liberarse la actividad en diversos rubros.

En el sitio “Cubadebate”, su director; Randy Alonso Falcón desarrolla una interesante nota-estadística:

Ni uno sólo de los trabajadores cubanos de la Salud ha fallecido como consecuencia de la COVID 19.

A pesar de que más de un centenar se han contagiado, por la alta exposición al virus que tiene este personal, la cifra de sanitarios enfermos en Cuba por el virus SARS-COV-2 es muy inferior a las tasas del resto del mundo. Legendaria es la batalla que se dio por preservar la vida de la enfermera de Caibarién, que se convirtió un poco en el símbolo de la perseverancia de la salud cubana por salvar todas las vidas posibles.

En EEUU han fallecido lamentablemente más de 600 trabajadores de la salud por la enfermedad, en Brasil más de 250, en Italia 203, en México 149, en España 63, según los reportes más recientes que se conocen.

Ni un sólo niño cubano ha muerto como resultado de la pandemia.

Pese a que la significativa cifra de 246 menores de 18 años han dado positivos en el país, ninguno ha perdido la vida. El trabajo encomiable de pediatras, enfermeros y otros especialistas y los acertados protocolos de tratamiento han sido las claves.

Aunque la UNICEF ha dicho que esta “no es una enfermedad infantil”, en EE:UU han fallecido 49 niños y se han contagiado con la enfermedad más de un millón de infantes.

Ni una sola embarazada ha muerto en Cuba como consecuencia de la COVID-19.

La atención especial que han recibido las 18 gestantes positivas ha permitido ese resultado. Al menos 5 de ellas tuvieron sus partos exitosos en hospitales militares, 4 fueron por cesárea.

Ni un sólo prisionero perdió la vida en el país a causa de esta letal enfermedad.

Los establecimientos penitenciarios cubanos tomaron todas las medidas para evitar los contagios en sus instalaciones y dieron ejemplar respuesta ante el desafío.

Es con estos datos duros que nos animamos a decir “Desde Cuba se ve mejor.”

Autor: Pechuga*

19 de junio 2020. La Habana, Cuba.

* Asi elige firmar nuestro contacto en Cuba. Un argentino con 30 años de residencia en la isala caribeña.

También puede gustarle...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.